Martes, 22 de Julio de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
Infoartritis.com/Enfermedades articulares/Artrosis/Definición
  01/06/2004
  Preparar para imprimir Enviar por correo

Definición

La artrosis es la enfermedad osteoarticular más frecuente en la población adulta.

 

Se trata del resultado final de una enfermedad o conjunto de enfermedades de lenta evolución, que afectan a las articulaciones móviles, y que clínicamente se caracteriza por provocar en ellas la aparición gradual de dolor, rigidez y limitación de la movilidad, y en el que el estudio anatomopatológico muestra deterioro del cartílago y cambios articulares que son consecuencia de múltiples procesos destructivos y reparadores que suceden en cartílago y hueso de las articulaciones afectas.

 

Según un estudio epidemiológico realizado por la Sociedad Española de Reumatología en el año 2000, un 10,2% de las personas mayores de 20 años padece artrosis sintomática de rodilla, y un 5,34% artrosis de manos.

 

Cerca del 20% de las personas mayores de 60 años padecen síntomas de artrosis y el 80% de las de edad superior a 80 años tienen evidencia radiológica de artrosis.

 

Los estudios de incidencia en la artrosis son escasos, uno de ellos efectuado en Estados Unidos recientemente, estimó una incidencia de 200 casos por 1000 personas al año.

 

FACTORES DE RIESGO

 

En la génesis de la artrosis están implicados varios factores:

 

Factores no modificables:

-          Sexo: Hasta la edad de 45 años la prevalencia es mayor en varones que en mujeres, pero por encima de los 55 años esta relación se invierte.

En cuanto a la afectación radiológica, la afectación de articulaciones interfalángicas, primera carpometacarpiana y rodillas muestra clara predilección por mujeres, mientras que la afectación de cadera es similar en ambos sexos , o incluso con leve predominio en el varón.

Los síntomas clínicos, suelen ser más intensos y severos en la mujer.

-          Edad

-          Factores genéticos: Se ha demostrado la participación de factores hereditarios en algunas formas de artrosis.

-          Raza: Existen diferencias en la prevalencias de la enfermedad en distintas razas pero se atribuyen en parte a diversidades ocupacionales o de estilo de vida.

 

Factores con posibilidad de modificación:

Son desencadenantes de artrosis que se pueden evitar, o modificar cuando aparecen síntomas. Precisan de estrecha colaboración entre paciente y médico.

-          Obesidad: Se ha demostrado una gran relación entre obesidad y artrosis de rodilla, menor con artrosis de cadera y columna.

La obesidad antecede y es causa de artrosis a consecuencia de la sobrecarga que ,por el peso, soportan ciertas articulaciones.

 

-          Estrés mecánico y trabajos con traumatismo articular: Diversos trabajos en los que se sobrecarga una articulación (fontaneros, carpinteros, ciertos deportistas, limpiadores, artesanos...) se relacionan con aparición de artrosis en edades tempranas.

-          Traumatismos: juegan un papel importante en el desarrollo de artrosis localizada. Las fracturas que afectan a la superficie articular o que alteran la mecánica articular, favorecen la aparición de artrosis.

Como ejemplos más claros destacan: lesiones de ligamentos cruzados de la rodilla o las roturas de menisco, fractura de escafoides en la mano y de tibia en el tobillo

-          Alteraciones óseas congénitas con disfunción articular: La hipermovilidad articular (articulaciones muy flexibles o deformables) produce una amplia variedad de lesiones por disminución de la estabilidad articular, y se asocia al desarrollo de artrosis.

Hay síndromes como Marfán o Ehler-Danlos en los que estas manifestaciones son muy claras.

 

 

SÍNTOMAS

 

En la mayor parte de los casos, la artrosis afecta a un número limitado de articulaciones con una distribución característica.

Generalmente se inicia entre los 40-50 años de forma asintomática hasta que aparece el dolor.

 

El dolor tiene características mecánicas, es decir, aparece al utilizar la articulación, especialmente con el inicio movimiento tras un tiempo de reposo. Suele disminuir con el ejercicio pero reaparece si la actividad es prolongada.

Mejora con el reposo, el dolor nocturno es raro y se asocia con brotes inflamatorios.

 

La rigidez aparece típicamente tras periodos de inactividad, es moderada y de unos minutos de duración; el paciente lo define como sensación de dificultad para iniciar el movimiento o efectuar el desplazamiento articular completo. Tras largos periodos de reposo, como la noche, puede aparecer una rigidez mayor, pero aun así no es superior a 15-30 minutos, lo que sirve para diferenciar la artrosis de otras enfermedades reumatológicas, cuya rigidez es superior a los 30 minutos.

 

La limitación de la movilidad articular se acompaña de dolor que empeora con la amplitud máxima de moivvimiento.

 

Otras manifestaciones de degeneración articular son: la crepitación (perceptible incluso con el movimiento en algunos pacientes), la sensación de inestabilidad articular (que provoca preocupación e inquietud al paciente al no sentirse seguro caminando o haciendo ciertas tareas) y por último la incapacidad funcional de las articulaciones, que son el proceso final del desgaste óseo y que lleva a muchos pacientes a depender de otras personas e incluso a depresión y frustración.

 

 

 

 

 

 

 






Estadísticas
Visitas36734
Recomendada0
Impresa372
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]